+nuevo
Cargando...

Fotografiar máquinas de refrescos en Japón: ¿Por qué?

Es algo que llevo pensando desde hace unos días pese a que prácticamente ha estado presente casi a diario en mi vida desde que me empecé a interesar por Japón ¿Qué tienen las máquinas de refrescos japonesas que todo el mundo que viaja a Japón les hace fotos? ¿Acaso en sus países de procedencia no existen las máquinas de refrescos? ¿Quién fue el primero en tomar fotografías de susodichas máquinas? ¿Y el primero en subirlas a la red?
Todas estas preguntas, tonterías que piensa uno cuando vuelve a casa caminando por las oscuras calles de los barrios residenciales tokiotas (que paradójicamente solo están iluminadas por la luz que desprenden estas simpáticas máquinas), se me vinieron a la cabeza al ver esta solitaria vending machine que muestro en la foto inferior.

Máquina bebidas japonesa

Perdonad la oscuridad de la foto, pero como ya he dicho arriba, las calles de los barrios residenciales son muy oscuras, e incluso algunas ni si quiera tienen farolas.
Esta máquina debe ser la antítesis de todas las máquinas de refrescos puesto que es, de las que he visto, la segunda que menos tipos de bebidas contiene. Y digo la segunda porque he visto otra que solo tenía 6 refrescos a elegir.
Normalmente, las máquinas de bebidas fotografiadas que se ven por la red son mucho más grandes, incluso varias máquinas en formación llegándose a contar unas 8 o 10, un suplicio para los indecisos.
Sin embargo, es algo que nunca me ha llamado la atención. Ni si quiera la primera vez que vine a Japón. Y es que, señores, son máquinas de refrescos. ¿Qué las hace tan interesantes para que todos los turistas, e incluso residentes en Japón de manera permanente, sigan haciéndoles fotos?
Es una pregunta que lanzo para que respondas con tu opinión o tu teoría de a qué se debe esta práctica.
Por supuesto que no estoy diciendo que no sean interesantes (pese a que en otros países también existen y nadie les haga fotos), ya que desde hace un tiempo podemos encontrar máquinas tan modernas como esta en algunos lugares. Por ahora, solo estaciones.

Máquina bebidas moderna japonesa

Se trata del Optimus Prime de todas las máquinas japonesas. Es táctil y al igual puede hasta llamar a la armadura de Iron man. Yo aún no las he probado pero deben ser una experiencia.
Claro, ahora puedes pensar que yo también me he convertido en otro extranjero tomador de fotografías de máquinas de bebidas, pero lo cierto es que ¡solo he tomado estas dos fotografías! ¡Lo juro!
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

7 comentarios :

  1. Yo creo que es por lo bien que venden los productos los japoneses, leds, colores. tipografías, que puedas ver la botella, el tamaño, la variedad y la cantidad. Eso hace que te fijes y las veas curiosas.

    Aquí en España normalmente se ven poco, suelen tener reja para que no las rompan, sabes lo que pides por un cartón cutre en un botón y poco más.

    Muchas veces no es lo que se vende sino como te lo venden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo apunto a que se ha terminado convirtiendo en un fenómeno como el hacerse una foto sujetando la torre de Pisa. Alguien lo hizo alguna vez y ahora se ha convertido en algo obligatorio para todos los turistas. Es una manera más de demostrar que "Yo estuve en Japón".
      Sin embargo es una simple idea que me ronda. Para confirmar mi teoría habría que analizar cada tipo de turista (porque yo diría que los turistas asiáticos no hacen fotos a vending machines) y bueno, creo que he hecho un mundo de esto jejeje. Pero sería interesante descubrir el motivo de todo esto.

      Eliminar
  2. Yo creo que la razón por la cual gusta tanto a ojos del extranjero se podría resumir en
    Algo conocido pero dado la vuelta. En todas partes hay máquinas de estas, pero no tantas, ni tan baratas, ni con tan variedad.

    ResponderEliminar
  3. Es un elemento que se repite y por lo tanto es coleccionable, y el coleccionismo es inherente al ser humano.
    Si en lugar de máquinas expendedoras lo que hubiese fuesen estatuas de buda en cada esquina también se fotografiarían.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que es por la variedad de productos que ofrecen y la cantidad de ellas que hay por todas partes. En España hay pocas, con poca variedad y encima es todo muy muy caro.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que es por la variedad de productos que ofrecen y la cantidad de ellas que hay por todas partes. En España hay pocas, con poca variedad y encima es todo muy muy caro.

    ResponderEliminar
  6. Punto 3, sobre por qué los turistas querremos fotografiar las máquinas expendedoras... Soy de Argentina y la verdad que si en mi país ocurriera lo mismo, dicha máquina no duraría ni 3 horas... Obviamente es otra cultura y otra idionsicracia, pero estimo que en muchos otros países debe ocurrir lo mismo.... he sabido que allá en Nihon hasta en pasajes y calles muy poco transitadas están estas máquinas en plena vía pública y nadie las destroza (para robar su contenido), ni se roban la máquina (podrían cargarla arriba de un camión y llevársela de madrugada).... En fin... Esso es lo que llama la atención, que es lo que vos no sabías y preguntabas al respecto, Ernesto-sensei... ;)

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!