+nuevo
Cargando...

Skytree, el árbol sin ramas.


Skytree en Tokio

Desde mi casa no escucho el tren al pasar por las vías. Está muy cerca, pero no se oye nunca. Quizá sea la atmósfera de hoy, pero como si estuviera en el ojo de un huracán, puedo sentir la calma tras mucho tiempo. Me llega el sonido del tren, de niños jugando en la calle y de helicópteros que sobrevuelan la Skytree casi a diario, como si fueran pájaros en libertad que buscan posarse sin éxito en un árbol sin ramas. Sin embargo, los pájaros que viven en jaulas sí tienen donde posarse. Es posible que el hecho de haber estado una semana resfriado en casa tenga que ver con mi decisión, pero creo que lo descrito anteriormente tiene más peso y comienzo a caminar a lo largo del río que hay justo detrás de mi casa.

Por primera vez en mucho tiempo no siento frío. Me pone de buen humor e incluso me dan ganas de saludar a unos chicos que están pescando a la orilla del río. Como en la pesca se requiere tranquilidad y bastante paciencia prefiero continuar mi camino sin molestar, siempre manteniendo el árbol del cielo justo en frente. Parece que el paseo pavimentado está diseñado para que no perdamos de vista a esa mole de acero y cristal. Por mi lado no dejan de pasar estudiantes en bicicleta, personas paseando a su perro y personas paseando a personas. Todo el mundo parece muy alegre y creo que el motivo es el sol radiante no tan común esta última semana y que ya empieza a esconderse tras las jaulas de cemento a las que los pájaros regresan para posarse.

Atardecer en Tokio

Decido tomar una foto para compartir con todos un momento del día que poco acostumbro a ver últimamente. No sé apreciar estas cosas, o más bien, he perdido la práctica para apreciarlas. He convertido lo fugaz en lo invisible, he convertido lo impermanente en mundano, y lo permanente en inalcanzable. Es un golpe bajo al mono no aware. Perder esa sensibilidad me hace vivir más rápido, pero pierdo lo que vivo y no vivo lo que gano. Pienso que tengo que cambiarlo y me decido a tomarle prestadas horas ficticias al día.

El suave oleaje salpica tímidamente en la barandilla que nos separa. El río es tan ancho que ver el cielo reflejado en el agua me hace imaginar poder volar si no nos separaran esos barrotes. ¿Estoy en una jaula o estoy en libertad? ¿Estoy viendo la libertad ante mis ojos y no estoy sabiéndola aprovechar? Me siento seguro al estar en una jaula porque tengo donde posarme. Siento miedo a la libertad porque me obliga a volar lejos. Hoy decido ganarle metros al miedo, pero sé que mañana el miedo me habrá ganado etapas.

Tokyo Skytree

Piso baldosas que nunca antes había pisado. Cruzo miradas con personas que nunca más volveré a ver. Todavía no es de noche, pero una familia ha sacado una mesa plegable a la calle y están cenando fuera con varios vecinos. Los sonidos de la vajilla golpeando entre sí me recuerdan a mi infancia cuando mi madre ponía la mesa. Es el Tokio que no se ve si no lo buscas. Es el Tokio con el que coincides en contadas ocasiones. Estoy tan metido en mis pensamientos que olvido tomar una foto de esa escena para recordar justo como la presencié. Al querer hacer inmortal un instante efímero me vuelvo a dar cuenta de que no sé vivir. ¿Vale la pena ser recordado por lo que fuiste en el pasado, o es mejor que te recuerden por lo que eres en el presente? ¿Hasta dónde dura el presente? Presente y pasado. Yo no sería perfecto ni aunque fuese un pretérito.

Me sorprende un espacio vacío que queda entre dos viviendas. Todavía faltan unos treinta metros para llegar y quiero saber de qué se trata. Acelero el paso equivocándome de nuevo en eso de vivir deprisa. No estoy hecho de verso sino de prosa. Descubro que se trata de un cementerio muy diferente al que estoy acostumbrado a ver en Japón. Está lleno de lápidas e instantáneamente pienso en tomar una foto pero me detengo. Tomar una foto de alguien es robarle un trocito de su alma y en ese lugar ya no quedan almas que robar. En su lugar me traigo a casa uno de los mayores contrastes que he visto en esta ciudad, y de nuevo, la Skytree al fondo.

Tokyo Skytree

Lo único que me detiene para continuar caminando es el río Ayasegawa. Puedo reconocer perfectamente la silueta de una pareja de ancianos que al igual que yo recorre la orilla de un río más viejo que el mío, un río con miles de experiencias más que el mío, un río que refleja un cielo que ya ha perdido la cuenta de las veces que han trazado su camino hacia la libertad. Mi río todavía no me lleva a su cielo, pero me ha enseñado que no se puede vivir de reflejos. Al volver me doy cuenta de que el camino de vuelta no se disfruta tanto como el de ida, porque no es lo mismo ver a un pájaro volar hacia la libertad que verlo volar de vuelta a su jaula.

"Capturar la esencia de lo impermanente es provocar que la impermanencia pierda su esencia".
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

40 comentarios :

  1. Me ha gustado. Se te ve contento y te doy la razón. Las prisas y la vorágine de nuestras vidas no nos dejan apreciar la belleza de los detalles. Y ahí, muchas veces, está lo importante. Cuando me siento así, me paro, miro al cielo y sonrío. Todo resulta más fresco y los detalles se convierten en lo principal. Y no me doy cuenta que andar deprisa no me hará llegar antes a mi destino.
    Te aplaudo porque se te da bien escribir. Es como leer haiku.
    Uno de los momentos que más me ha gustado es el momento donde describes la cena en la calle de varios vecinos. Me ha transportado a aquellos atardeceres de final de verano en mi pueblo cuando era niño. Que fotografía más bonita ese recuerdo....
    Gracias por llevarme alli.

    ResponderEliminar
  2. Wow que bonitas palabras y sinceramente es la primera vez que me quedo leyendo un blog con tanta atención.
    Me a encantado. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Wow que bonitas palabras y sinceramente es la primera vez que me quedo leyendo un blog con tanta atención.
    Me a encantado. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Wow que bonitas palabras y sinceramente es la primera vez que me quedo leyendo un blog con tanta atención.
    Me a encantado. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Se te echaba de menos Neko! Viendo estas dos últimas entradas corroboro lo que pensábamos de ti en clase. Si quieres puedes conseguir lo que te propongas. Eres bueno en todo, pero nunca te ha gustado destacar, ¿verdad? Deja ya de ser tan japonés y revienta el panorama hombre ;)

    ResponderEliminar
  6. si estas en una jaula, ciertamente eres mas libre que yo, ¿no te da nostalgia estar tan lejos de casa? yo me sentiría un poco ajena, y aunque los atardeceres me dan miedo, de vez en cuando es bueno estos momentos que te permiten reflexionar acerca de tu vida, solo no dures mucho en ese instante sino sigue avanzando, que hay mas cosas esperando por ti.

    ResponderEliminar
  7. Me encanto mucho. Gracias por compartirlo saludos desde colombia

    ResponderEliminar
  8. Me encanto mucho. Gracias por compartirlo saludos desde colombia

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, Ernesto. Es maravilloso descubrir en una ciudad aquello que la mayoría de las personas no percibe. Gracias por compartirlo. Algún día espero ir a Japón.

    ResponderEliminar
  10. solo se libera el que alcanza la iluminación, atención, atención , atención
    pero eres una persona afortunada, no lo dudes

    ResponderEliminar
  11. Buena entrada y si, nadie en este tipo de vida que llevamos es libre.

    ResponderEliminar
  12. Me gusto mucho la nueva entrada,ahora estoy pensando...¿me encuentro en jaula o estoy en libertad?. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  13. Es hermoso el poder de las palabras que hacen al lector transportarse a esos paisajes que describes... momento de refleccion hay veces en que es bueno mediar la libertad con la seguridad de una jaula puesto que algunos aprenas comenzamos a volar... gracias por tu blog

    ResponderEliminar
  14. Wauuu
    Que lineas Ernestos, sin medir palabras, me has trasportado al japón que tu describes, cada párrafo me surge esa sensacion y tacto que solo el lector puede apreciar a través de tus lineas.
    Muy cierto ¿me encuentro en jaula o estoy en libertad?
    Mis lineas
    Quizás por que aún me cuesta volver a la vida cotidiana!!!
    Me da la impresión que este mundo no es real, la gente, las escenas que me rodean no me parecen reales.
    Saludos desde México
    Atte: Chef Raúl

    ResponderEliminar
  15. ¡Que inspirado te veo!

    ¡Nos vemos en verano espero! :D

    ResponderEliminar
  16. Ernesto, es la primera vez que leo uno de tus blogs y me he llevado la grata sorpresa de que escribes bastante bien. Me he quedado con ganas de leer otras entradas, así que déjame aplicarme a ello y ya te dejaré una opinión más informada, completa y sincera.

    ResponderEliminar
  17. Solo hay una palabra para describir lo que has escrito GENIAL, te felicito porque has hecho que lo lea varias veces seguidas. Eres genial.

    ResponderEliminar
  18. Espero que no dejes de escribir entradas como esta porque es muy buena, te felicito. Hace poco que te descubrí pero ya te sigo tanto en youtube como por aquí.

    ResponderEliminar
  19. Que hermosa reflexión que has podido compartir con nosotros. Gracias. Escribes exquisitamente! Las comparaciones, las metáforas, las imágenes sensoriales me han hecho sentir hasta el cálido rayo de sol del atardecer en mi rostro. Comparto tu reflexión y me siento muy identificada con ella. Ser libre, que contradicción de la vida. Por favor sigue escribiendo así. Te felicito.

    ResponderEliminar
  20. Esa manera de narrar lo cotidiano me ha recordado en cierta manera al escritor Murakami...después de ver todos vuestros videos empiezo con tu blog y lo veo igual de interesante..seguida así fieras!

    ResponderEliminar
  21. Hola ernesto , me gustaría preguntarte cuando empezaste a ir s clases de japonés. Yo voy a primero de bachillerato artístico y hace unas semanas quede enamorada de un grado que descubrí, el grado en estudios de África y Asia:árabe , chino y japonés. Adoro todo lo de Japón , su lengua , su cultura ,su historia ... Siempre he querido ir s clases de japonés pero nunca he encontrado un profesor pero he encontrado una profesora para el año que viene. La cosa es que no creo que oueds hacer ese grado habiendo dado solamente un solo de japonés ya que es un idioma extremadamente complicado . me gustaría saber que carrera estudiaste tu y tu experiencia . Gracias !

    ResponderEliminar
  22. Me a encantado estoy acostumbrada a escuchar tu voz en los videoblogs; pero ahora e oído tu verdadera voz en estas palabras tan reflexivas y bellas. Gracias por hacercarnos de esta manera tan hermosa a japon, al japon que tu vives a diario. Un saludo para ti y para yuko. Felicidades por este magnifico blog.

    ResponderEliminar
  23. Me a encantado estoy acostumbrada a escuchar tu voz en los videoblogs; pero ahora e oído tu verdadera voz en estas palabras tan reflexivas y bellas. Gracias por hacercarnos de esta manera tan hermosa a japon, al japon que tu vives a diario. Un saludo para ti y para yuko. Felicidades por este magnifico blog.

    ResponderEliminar
  24. Cuantas veces pasan cosas trascendentales a nuestro alrededor y no lo apreciamos, como una primera cita de una pareja, la última ves que se ven un par de amigos, la última cena con tu madre, el último día de clases de tu hijo, la vida se convierte en lo que sucede en la cabeza de cada uno, y podríamos perdernos de cosas hermosas que pasan a nuestro alrededor, de verdad genial tu forma de expresar las cosas, sigue así Ernesto, Saludos a Yuko

    ResponderEliminar
  25. Cuantas veces pasan cosas trascendentales a nuestro alrededor y no lo apreciamos, como una primera cita de una pareja, la última ves que se ven un par de amigos, la última cena con tu madre, el último día de clases de tu hijo, la vida se convierte en lo que sucede en la cabeza de cada uno, y podríamos perdernos de cosas hermosas que pasan a nuestro alrededor, de verdad genial tu forma de expresar las cosas, sigue así Ernesto, Saludos a Yuko

    ResponderEliminar
  26. Cuando estuve en tokyo nos hospedamos muy cerca de ahí, recuerdo que fue el primer dia que visitamos llegando, habia en ese momento pasado lo del atentado en francia y estaba iluminada de los colores de la bandera, se veia hermosa :3 muero por volver!!

    ResponderEliminar
  27. Qué lindas palabras y muy interesante reflexión. Un hermoso Japón a la luz de un dorado ocaso. Desde que estoy de novio aprendí a apreciar más lo que tengo frente a mis ojos.
    Me encantó imaginar la escena descrita por vos. Un saludo enorme y seguí escribiendo!

    ResponderEliminar
  28. Nunca te había leído, es bueno leerte y sentir tus palabras como mis pensamientos, así me ha pasado últimamente, espero poder seguir leyendote.

    ResponderEliminar
  29. Nunca te había leído, es bueno leerte y sentir tus palabras como mis pensamientos, así me ha pasado últimamente, espero poder seguir leyendote.

    ResponderEliminar
  30. Wow me gusto mucho tus palabras! la Verdad que La mayoria de las personas aveces olvidan que lo simple
    se convierte en lo indispensable apreciar los detalles y vivir la vida apreciando todo lo que nos rodea...

    ResponderEliminar
  31. Guau!!!! Hola! Soy suscriptora de tu canal y es la primera vez que visito tu blog. Me ha encantado esta entrada y tú forma de escribir. Ahora que lo he descubierto, no voy a perderme ni una entrada más ^^

    ResponderEliminar
  32. Me ha encantado lo que has escrito, cómo has reflejado lo que podría parecer un simple paseo y has sacado de él reflexiones e imágenes preciosas.
    Yo vivo en Madrid rodeada de edificios altos y, de vez en cuando, sobretodo cuando sales de madrugada a trabajar en invierno, vuelves de noche a casa y lo único que has pisado la calle ha sido para encerrarte en un metro... al salir paro un momento y miro al cielo. Creo que como has hecho tú hoy, en ese momento conecto conmigo misma y salgo de la vorágine del día a día intentando no perder la capacidad de apreciar lo que me rodea.
    Me encantan todas tus entradas y, como cuando al salir del metro miro al cielo, leerlas me hace conectar con la realidad (aunque lejana) que me rodea.

    ResponderEliminar
  33. La sociedad con sus reglas y normas nos atan para que mantengamos un estilo de vida especifico...simplemente la sensación de libertad es una ilusión mental que mantenemos nosotros mismos para poder ser felices.

    ResponderEliminar
  34. Que buen trabajo Ernesto, la parte que más me a gustado y que me pasa a diario es " Estoy en una jaula o estoy en libertad? ¿Estoy viendo la libertad ante mis ojos y no estoy sabiéndola aprovechar? Me siento seguro al estar en una jaula porque tengo donde posarme. Siento miedo a la libertad porque me obliga a volar lejos

    ResponderEliminar
  35. Hola Ernesto, soy un estudiante de 17 años que el año que viene le toca ir a la universidad, pero yo siempre había pensado en estudiar un año y medio japonés, hacer el EJU y estudiar un grado en una universidad nipona. Mi pregunta es, es más fácil obtener un trabajo haciendo un grado en Japón o es más fácil si estudias en España y después estudias japonés y haces un máster en Japón?
    ありがとうございます!

    ResponderEliminar
  36. Hola Ernesto, soy un estudiante de 17 años que el año que viene le toca ir a la universidad, pero yo siempre había pensado en estudiar un año y medio japonés, hacer el EJU y estudiar un grado en una universidad nipona. Mi pregunta es, es más fácil obtener un trabajo haciendo un grado en Japón o es más fácil si estudias en España y después estudias japonés y haces un máster en Japón?
    ありがとうございます!

    ResponderEliminar
  37. Vaya reflexión. La leo, y me hace pensar que el ejercicio de escribir es justamente eso, un ejercicio de la mente, un esfuerzo que intenta estructurar los pensamientos, que son con frecuencia más bien una vorágine de cosas que se atropellan; algo que busca acercarnos al estado más puro de la conciencia.
    Viendo tus videos hay un lado que no se muestra, y es éste.
    Te leo aquí en tu estado más contemplativo, y me identifico, resuena en mí.
    Sus videos son un tesoro, pero también lo son textos como éste. Espero que desees seguir compartiéndolos con nosotros.
    ¡Te quiero, Eru! ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  38. Ernesto, hoy me decidí a dar una vuelta por tu blog y estoy impresionada. No conocía tus dotes de poeta. Me gustó mucho esta entrada y me alegro de que estés de nuevo publicando por este medio, ojalá pueda ver más contenido como este. Muchas felicidades por tu trabajo, siempre es de excelente calidad.

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!